KUKA construye el futuro EN LA INDUSTRIA MANUFACTURERA con impresoras 3D Makerbot

KUKA construye el futuro EN LA INDUSTRIA MANUFACTURERA con impresoras 3D Makerbot

KUKA es líder mundial en robótica y soluciones de automatización inteligente.

Kuka está formada por 14,000 empleados en todo el mundo y cuenta con clientes de todos los sectores industriales, para los que desarrolla soluciones de automatización inteligente y robótica personalizadas llave en mano.

Para proveer sus soluciones a clientes tan dispares, KUKA necesita una amplia gama de robots y de herramientas y software personalizados para equiparlos. La combinación de ambos elementos, construye sistemas que forman parte de una categoría emergente de tecnologías para crear “fábricas inteligentes” digitales, denominadas Industria 4.0. 

Para innovar y construir brazos y pinzas robóticas de manera rápida, eficaz e innovadora,KUKA utiliza las impresoras 3D MakerBot. El futuro de la fabricación es la impresión 3D.

 

En Ausburgo, el Centro de Desarrollo y Tecnología de KUKA, dos equipos trabajan con impresoras 3D Makerbot; el equipo de prototipos de nuevos robots y el equipo de ingeniería de aplicaciones personalizadas. Ambas usan impresoras 3D desde la fase de diseño de los proyectos. Tal es así que su MakerBot Z18 trabaja más de 7,000 horas al año.

El robot KR 3 AGILUS, un robot de automatización para celdas pequeñas, tuvo uno de los ciclos de desarrollo más cortos de la compañía, en parte gracias al uso de la impresión 3D.

Impresoras 3D Makerbot ayudaron al equipo de prototipados a construir el nuevo KR 3 AGILUS.

Fabricar un robot de seis ejes para que pueda funcionar en una amplia variedad de aplicaciones requiere realizar innumerables test y una planificación, y precisión muy estrictas. Soeren Papsdorf, Jefe de Ingeniería de Fabriación y su equipo, se encargan de realizar este trabajo. Trabajar con una Makerbot Z18 de gran volumen les permite a los diseñadores e ingenieros imprimir y probar diseños de manera rápida y a un costo significativamente menor que si produjeran piezas metálicas internamente.

Cuando el diseño final comienza a tomar forma, se imprimen prototipos en 3D a escala real para probar características como el enrutamiento de cables. De esta forma se pueden hacer pruebas de forma ilimitada y rápida. Con esta información disponible de los primeros prototipos imprimidos en 3D, los diseñadores pueden tomar decisiones rápidas y efectivas que les ahorran semanas de desarrollo.

 

En la fase final del diseño de KR 3 AGILUS, el equipo de Soeren imprimió herramientas personalizadas y configuraciones de fabricación para realizar pruebas. Hay que crear todas las herramientas y utillaje a medida y para ello utilizamos plantillas y accesorios de fabricación que imprimimos en 3D. Esto agiliza y acorta tiempos respecto al sistema tradicional de ida y vuelta con proveedores subcontratados.

Como resultado de utilizar impresoras 3D durante el desarrollo del KR 3 AGILUS, el proyecto se redujo en varias semanas. Para ello es importante confiar en una impresora de gran fiabilidad y precisión como es la MakerBot Z18, con ratio de éxito del 92% imprimiendo más de 7,000 horas al año.

Cuando el KR 3 AGILUS se ha terminado, hay que poner “manos” personalizadas para los trabajos que requiere cada clientes de KUKA. 

Otmar Honsberg dirige el Equipo de Ingeniería de Aplicaciones de KUKA y crea aplicaciones personalizadas para tareas en diferentes industrias. Por ejemplo, se crean los prototipos de procesos y hardware para personalizar un robot para ensamblar productos electrónicos de consumo delicados que pueda necesitar un cliente determinado.

El equipo de Otman creó prototipos de una pinza en el KUKA LBR iiwa, un robot inteligente capaz de trabajar de manera segura junto a los humanos. Se utilizó tecnología de impresión 3D Makerbot desde los primeros conceptos hasta la prueba de prototipos, y finalmente decidir usar piezas impresas en 3D en la mano del robot. De esta forma se redujo el peso del hardware y tiempo de desarrollo. El resultado, es el efector final automático ItemPiQ de KUKA. 

Tras la fabricación del efector se implementa el sistema en las instalaciones del cliente. El hecho de poder contar con impresoras 3D de la fiabilidad de Makerbot permite personalizar y mejorar de forma rápida en casa del cliente. La impresión 3D brinda una increíble libertad y rapidez respecto a los procesos convencionales. Otman asegura que en algunos casos la impresión 3D permite acortar el proceso entre 2 y 4 semanas.

La impresión 3D y la robótica son el futuro de la fabricación.

KUKA debe una gran parte de su liderazgo en la industria de fabricación a la velocidad a la que innovan nuevas tecnologías y lanzan productos como el KUKA KR 3 AGILUS y el KUKA LBR iiwa. El hecho de fabricar robots que interactúan de manera segura con humanos, permite un modelo de fabricación que combina la fuerza y precisión de los robots con la reactividad y flexibilidad para solucionar imprevistos de las personas. 

El futuro de la fabricación depende de la eficiencia y la fiabilidad de estos nuevos sistemas, y KUKA utiliza impresoras 3D MakerBot para construirlo.