Makerbot ABS vs. Impresora 3D ABS convencional

Makerbot ABS vs. Impresora 3D ABS convencional

El uso de una impresora 3D para obtener piezas personalizadas se ha convertido en habitual en las empresas para ganar en competitividad. Además, el desarrollo de nuevos materiales con características de ingeniería aumenta las posibilidades del 3D a límites insospechados hasta hace poco.

Uno de estos materiales por excelencia es el ABS, y el fabricante de impresoras 3D profesionales Makerbot ha dado un gran paso para aprovechar su potencial, con unas cualidades y acabados muy por encima de los resultados obtenidos por otras impresoras de escritorio industriales convencionales. Estas son las ventajas de Makerbot imprimiendo ABS frente a una impresora 3D industrial de escritorio.

piezas impresas con Makerbot ABS

Por qué escogen ABS los ingenieros

El ABS, siglas para Acrilonitrio Butadieno eStireno, es uno de los plásticos más habituales. Se usa en moldes de inyección, y está presente en productos cotidianos con las piezas de LEGO, pendrives para ordenadores, cubiertas de herramientas eléctricas o piezas para vehículos.

Al contar con unas estupendas propiedades térmicas y mecánicas, además de gran resistencia al calor y al desgaste, es un material muy apreciado. En ingeniería mecánica, la lista de aplicaciones abarca piezas para uso final, herramientas de producción y prototipos para pruebas de campo.

El ABS es el material más recomendable para desarrollos en los que hace falta que haya resistencia al movimiento, buen manejo y estabilidad térmica. No obstante, cuando se utiliza una impresora 3D de sobremesa, que no cuenta con un entorno calentado, puede deformarse y los resultados no son precisos.

Makerbot ABS vs. Impresora 3D de sobremesa ABS

Como consecuencia de las tasas de contracción, que son muy altas, el ABS necesita tener una fuente de calor suplementaria que reduzca la deformación del objeto mientras se imprime en 3D. Makerbot METHOD cuenta con una cámara calefactada cerrada que alcanza una temperatura uniforme hasta de 110º, lo que crea un ambiente único para imprimir de la manera más óptima.

A diferencia de Makerbot, el resto de impresoras 3D de escritorio que se utilizan para industria, solo tienen una bandeja calentada, que mantiene las primeras capas calientes con el fin de evitar que la pieza se deforme. Sin embargo, las piezas que tienen una altura mayor se imprimen a una temperatura más baja, ya que el calor de la base no llega a estas capas de impresión. Como resultado de ello, suele haber deformaciones, láminas desprendidas o agrietadas y una pieza no óptima.

Los desarrolladores de impresoras 3D domésticas tratan de evitar este problema cambiando la fórmula del material ABS con modificaciones específicas. Estos cambios producen un material que se deforma menos, pero se pierden otras características mecánicas y térmicas. Por tanto, hablamos de un plástico y productos impresos en 3D, como prototipos para pruebas, que distan de forma significativa en cuanto a rendimiento de las piezas definitivas, modeladas por inyección directa.

El Makerbot ABS tiene una temperatura de deflexión de calor 15°C más alta que el ABS de la competencia. Esto significa que una pieza hecha con Makerbot ABS mantendrá su forma bajo carga, brindando un mejor servicio que el ABS estándar.

Las características de Makerbot ABS lo convierten en un material más resistente al calor y la tracción, más fuerte y rígido. Esto implica que una pieza fabricada con este material mantendrá su forma en condiciones que el ABS estándar no podría soportar.

Aplicaciones finales de Makerbot ABS

Las piezas que pueden imprimirse en 3D con Makerbot ABS son muy variadas, y abarcan desde prototipos funcionales para pruebas definitivas, hasta piezas listas para usar. Algunos ejemplos son los siguientes:

- Prototipos

El uso de prototipos es fundamental para diseñar productos y hacer pruebas en tareas de ingeniería, como comprobar su ajuste, si el elemento es funcional o asegurar la forma que se necesita y corregir errores de diseño, que costarían mucho una vez que se pone en marcha el proceso de producción.

Cuanto más cerca está el prototipo de la pieza final, más útiles serán las pruebas realizadas con este.

- Herramientas de producción

El uso de herramientas de producción es necesario para facilitar la fabricación y ensamblaje de un producto. Con ellas se mantienen sujetas las piezas, las protege y guía el proceso de producción, además de tomar las medidas de cada una para asegurarse de que son las adecuadas.

Existen innumerables tipos de herramientas de producción, como plantillas, soportes, piezas de medición, accesorios para robots de fabricación, patrones de modelado y mucho más. Contar con herramientas de producción adecuadas y a la medida para cubrir las necesidades de cada una de las piezas influye de manera directa en la calidad del producto final. Así como en el coste de producción durante el montaje.

- Piezas finales

Las piezas finales fabricadas con una impresora 3D profesional suelen usarse para producciones de volumen reducido, así como para elementos personalizados como carcasas o componentes internos destinados a la electrónica. Imprimir en 3D estas piezas plásticas aporta una gran libertad en cuanto al diseño y producción, sobre todo comparado con el proceso de producción convencional. Además, se ahorra mucho tiempo y se reducen los costes de producción, al no tener que ajustarse a un mínimo de piezas para poner en marcha la línea de fabricación.

Todos estos productos cuentan con unas características de calidad y resistencia extraordinarias cuando se utiliza la combinación Makerbot ABS y una impresora 3D profesional. Piezas de gran precisión, adaptadas a las necesidades de cada una de las aplicaciones para las que se diseñan, convirtiéndose en un referente dentro del mercado.

imprimiendo pieza final

Mastertec, importador exclusivo de Makerbot

Makerbot España está representada por la firma Mastertec, partner oficial y exclusivo de la firma para todo el país. Tanto los materiales como las impresoras 3D que fabrica la marca cuentan con la experiencia de ambas firmas, en una unión que garantiza la calidad del resultado final, así como la asistencia necesaria para el suministro de consumibles o piezas de recambio.

Mastertec lleva 3 décadas en el mundo de la impresión, apostando solo por fabricantes de primer nivel, capaces de afrontar los desafíos de un mercado cada vez más cambiante.

La impresión 3D proporciona soluciones productivas de gran eficiencia, a un coste mucho menor que el de la fabricación en serie de tiradas reducidas o de una sola pieza. Makerbot se ha ganado la confianza del sector, convirtiéndose en un referente por la calidad de sus productos, un proceso de mejora e innovación continua con el que garantiza resultados significativos.

De la mano de Mastertec, Makerbot ofrece en España su completa línea de impresoras 3D, adaptadas a todas las necesidades.